In ricordo di Jaume – Diario aperto

In questa settimana di stop-gare, e in attesa dell’inizio del Campionato Italiano, Skatingidea dedica uno spazio agli amici spagnoli per affiancarsi a loro nel ricordo di Jaume Pons.

In occasione del XXXIV Festival del Club Patinatge El Masnou tenutosi lo scorso 14 Giugno e dedicato quest’anno, inevitabilmente, alla figura del grande e amato Jaume prematuramente scomparso, pubblichiamo la bella intervista che il grande atleta-coreografo-allenatore ci ha lasciato, in lingua originale

Link per la versione italiana: http://www.skatingidea.org/diario-aperto-jaume-pons-allenatore-coreografo-artista-lesperienza-del-corpo-nel-pattinaggio-a-rotelle/

A Jaume ricordiamo, è stata dedicata anche la copertina dell’edizione 2018 de l’international de Groupe tenutosi a Dinan in Francia.

Ci è sembrato doveroso condividere questo regalo di Jaume con chi a lui era più vicino e con tutti gli appassionati di pattinaggio di lingua spagnola.

Un affettuoso pensiero …non smetterà di mancarci…

¿Qué papeles cubres ahora y qué coreografías has seguido después
de terminar la fantástica experiencia con San Celoni?

Cierto, ha sido una experiencia inolvidable, media vida. No solo me llenó de orgullo y satisfacción, también de un extremo placer y amor por nuestro deporte-arte. Si en mi niñez  me hubiesen preguntado por mi futuro en este deporte jamás habría podido imaginar un desenlace así, tan reconfortante a todos los niveles, y no solo por los éxitos y sí quizá más por los caminos andados, literal y figuradamente, porque ha sido un verdadero placer conocer esos otros lugares y personas donde también hay amantes del patinaje como nosotros, y por otro lado porque con nuestras coreografías hemos viajado por paisajes muy variopintos e insospechados, algunos para mí de extrema belleza y emoción.

Cuando terminé la experiencia (huelga decir que no lo siento así porque algunos integrantes del grupo aún tomamos clases de danza juntos semanalmente y seguimos patinando porque aún nos queda un pequeño evento pendiente) pensé ingenuamente que empezaría una etapa de cierto “descanso” tanto físico como emocional, pues mantener a un grupo de su nivel y crear sus coreografías supone además de un gran esfuerzo mental y físico acarrear anualmente con la presión del circuito de competición, y no solo hablo de la exigencia de los jueces sino también de las otras exigencias, las más superlativas, la del espectador y la de uno mismo, pero no fue así,  tal descanso nunca llegó pues los jóvenes patinadores de las modalidades individuales se hacen mayores y me pasean por otros derroteros, llenando de felicidad también ese tiempo libre que nunca llegó.

En la actualidad soy entrenador de categorías de figuras obligatorias y libre tanto en el club de Sant Celoni como en El Masnou, además de -como ya sabes-  entrenador y co-coreógrafo del grupo grande de show de éste último junto con Anna Domènech. También he coreografiado  para individuales catalanes y  puntualmente asesoro a otros clubes de show.

Trabajas en equipo? Con quién y qué papeles juegan?

Fundamentalmente he trabajado y trabajo en equipo. En Sant Celoni trabajo junto a Vanessa Martín Craywinkel, profesora de danza quien nos ha dado alas con sus clases y maestría para poder crear a nuestro antojo, a mí y al grupo, porque no solo crea el coreógrafo, los intérpretes son parte importante en la creación, ellos te guían con sus habilidades y peculiaridades hacia dónde puedes llegar a volar.  Por otro lado en El Masnou trabajo junto a Anna Domènech y Eva Yoldi (y otros no tan visibles que hacen las labores que no se ven, pero que hacen que un grupo sea como es dentro y fuera de pista). Con Anna, ¡Ay! cuánto que decir! Con Anna entré en la dimensión de lo artístico pues ella fue quien me instó a iniciar mi formación en danza. Ahora se podría decir que  somos un solo ser en pista,  yo sé cómo y qué desea ella y a la inversa.  Con ella aprendí a volar con mis propias alas en el mundo de la coreografía.  En un principio en El Masnou -hace 16 años-  yo siempre coreografiaba patterns  y ella movimiento corporal, pero como ya he dicho ella me introdujo en el mundo de la danza en el que  descubrí  lo que significa tomar clases y desear siempre más formación para el cuerpo y la mente, esto abrió la puerta de mi imaginario,  así como trabajar con Anna,  Vanessa  y con otros coreógrafos del mundo de la danza  que conocí en  las escuelas donde estudié   quienes me hicieron participar -con y sin patines- en algunas de sus coreografías, algunas incluso premiadas en certámenes estatales de renombre  lo que supuso ver en primera fila coreografías de toda índole a cual más interesante. Esto último representó un “intensivo” en visitar el teatro para ver espectáculos de danza, y además desde dentro, desde sus entrañas, lo cual supuso un banquete para mi mente. En definitiva, que como dice el personaje Roy en el film Bladerunner “He visto cosas que los humanos ni se imaginan…”.

Desde aquella época y  progresivamente tanto Anna como yo hemos aprendido a dejarnos moldear mútuamente lo que para mí representa  un verdadero placer, un lujo, porque Anna es un regalo de la vida, un ejemplo de rigor y vitalidad en todas sus facetas (fuera y dentro del trabajo),  además de una amiga de las íntimas.  Con ella descubrí lo que es dar coherencia a un programa desde lo más insignificante hasta lo más obvio, porque en lo abstracto de nuestros montajes siempre hay un porqué escondido, aunque éste no sea visible o evidente.

Eva ha sido un descubrimiento reciente. Sin ella no hubiésemos podido afrontar el reto presente “Body´s Dictatorship” porque éste requiere una buena forma física, y si algo tiene ella es un currículum excelente  como preparadora física además de una calidad humana increíble. Ya en “Tree Trunk” notamos esa solidez en la ejecución que confiere a las coreografías la buena y justa preparación física. La adoramos.

Diferencias de trabajo entre grupos pequeños y grandes? Y con los cuartetos?

A mi modo de ver la diferencia está en en la dificultad de patinaje, en las habilidades técnicas que hoy se le exige más al patinador de grupo pequeño que al de grande. Pensemos que es obvio por el hecho de que el patinador de grupo pequeño está mucho más expuesto al ojo del juez que el de grupo grande, pero aún menos que el de cuarteto.

Pienso que en los grupos grandes la ausencia de filos profundos, giros comprometidos o de la velocidad lineal no se echa  tanto de menos por su trabajo de figuraciones y por su velocidad de ejecución como en los grupos pequeños o cuartetos. El patinador de cuarteto además de buen patinador debe ser un acróbata, un auténtico atleta en todos los aspectos, tanto en habilidades técnicas como artísticas,  y si no es así difícilmente consigue llenar el espacio y llegar al espectador.

No obstante, a pesar de que el reglamento no premie de la misma forma el trabajo de filos y demás habilidades técnicas en grupo grande que en pequeño,  a mi me gusta verlo también desarrollado en los primeros. Considero que es una característica diferencial de nuestro deporte  y  para mí  es la que lo hace realmente bello.

La “dictatura del cos” ¿Por qué este tema? ¿Cómo has querido
representarlo en la pista? Cuales son las opciones musicales?

Tanto Anna como yo estamos sensibilizados a favor de la belleza de la diferencia, de la exclusividad, cada cuerpo tiene la belleza en algún lugar y no es preciso pues, a nuestro modo de ver, someter a nuestros cuerpos a operaciones, o tratamientos de la índole que sean y en definitiva todo aquello que por “agradar” y por seguir ciertos cánones sociales infligimos a nuestros cuerpos. De alguna manera en lo que se considera “cuerpo perfecto” solo se pondera la parte estética y además los cánones sociales son especialmente duros con la mujer, generándole falta de autoestima, lo cual  hemos intentado plasmar en esta coreografía.

La coreografía está basada en esa  construcción de cuerpo único que la sociedad nos propone y en como el individuo finalmente rehusa.

Así pues la coreografía es una abstracción sobre ese sometimiento, lucha y aceptación de un cuerpo bello en sí mismo desarrollada en tres partes en las que patinamos tres fragmentos musicales de piezas que para mí son joyas de la historia musical:

En la primera parte patinamos un fragmento del tema “Remains” de Algiers. En ésta empezamos con una figuración en tres montones de cuerpos sobre los cuales se erigen  tres partes del cuerpo, un torso, unos brazos y unas piernas que representan los cánones de belleza que la sociedad impone al individuo al cual presentamos  debatiéndose entre someterse o revelarse para conservar o no su belleza genuina.

En la segunda parte, en la que patinamos a Goréki, desarrollamos ese debate interno,  exponemos el culto al cuerpo como una religión y el hecho de que en realidad lo que ocurre es que nos negamos a aceptarnos.

Finalmente, con  el Amén de Pergolesi, al compás de su preciosa lírica “Quando corpus morietur”  representamos la liberación del individuo, el hallazgo de otras formas de sentir nuestro verdadero “yo” y el bienestar que nos facilitará encontrar el equilibrio entre cuerpo y mente. La iniciamos con una abstracción de la espina vertebradora del cuerpo que  luego dividimos en diversos grupos que buscan ese equilibrio y terminamos con la figuración final en la que el individuo resuelve su debate interno optando por el cuerpo genuíno al que finalmente elevamos en un “altar de cuerpos”.

Esta es nuestra interpretación, que no única, y deseamos realmente que cada cual haga la suya al ver el programa.

El extremo cuidado por el gesto y los movimientos ricos, completos y
expresivos, tanto en el cuerpo individual como en el conjunto de todos
los cuerpos, en que te inspiras?, de donde lo sacas?, que formación te
ha permitido tener esta capacidad?

Como ya he dicho antes trabajamos desde el prisma que nos ha dado el bagaje por lo dancístico, tanto por la formación recibida en clases de danza de la mano de grandes profesores de Clásico, Graham, Limon y otras técnicas contemporáneas como Release  y Contact  como visitando los teatros de Barcelona. Ese bagaje nos lleva a ser minuciosos,  observando al patinador como un cuerpo articulado y viendo de todas las posibilidades que éste nos ofrece cuáles nos conviene utilizar en cada instante de la coreografía para dar con la expresividad que requiere la idea escogida.

Para Body’s Dictatorship teniamos claro que queríamos dar continuidad a la idea de cuerpo, veniamos de coreografiar “Tree Trunk” (“Cuerpo de Árbol”), y tras una sesión de brain-storming en la que nos invadieron experiencias vividas por ambos planteamos una primera fase de montaje en la que  improvisé  diferentes secuencias de pasos que fuimos modelando a posteriori  y que finalmente  nos llevaron a la idea que conocéis ahora. En otras coreografías el proceso ocurre de otras formas, siendo la improvisación de secuencias de pasos la que nos lleva a la idea o bien siendo un tema musical el generador de ésta o como este año próximo en el que la observación de lo que vemos nos  la ha impuesto, lo que yo llamo una idea por encargo, no podemos elegir, debe ser esa sí o sí.

Clásica, danza moderna, contemporánea, teatro, a qué te sientes más cercano?

A todas por igual. Quizá me decantaría por las piezas de danza post-moderna, no obstante pienso que cada época y cada disciplina tiene sus grandes obras ineludibles en nuestra videoteca o  en nuestras agendas,  si tenemos la oportunidad de que lleguen  las reposiciones a los teatros.

Hay repertorios musicales preferidos de los cuales extraes tus ideas?

Te digo lo mismo que en la pregunta anterior: me gusta la buena música y ésta la encuentras en todas las tendencias actuales y pasadas. “No me caso con ninguna…” si una pieza musical es buena da igual de donde provenga.

¿Qué tipo de trabajo afrontan los atletas que tienen que trabajar con usted?

Nuestros patinadores trabajan una media de dos a tres días por semana tomando una clase de danza que imparte Anna, una sesión de preparación física a cargo de Eva y dos sesiones semanales de entrenamiento con patines que a veces se convierten en tres. En nuestro club exigimos  al menos el conocimiento a un nivel básico de las modalidades de figuras obligatorias y libre las cuales son obligatorias desde que nuestros patinadores se inician en el club. También hemos acogido  a patinadores con otro tipo de formación como el solo dance (claramente relacionada con la figuras obligatorias) o solo teniendo experiencia en libre pero tarde o temprano se tienen que familiarizar con el uso detallado del patín.

Mi opinión es que el estilo de sus programas es siempre intimista,
me parece percibir siempre un análisis y una profunda relación entre
la música y el gesto, en un contexto que coreográfico que obviamente
pretende representar el tema. Este carácter de profunda relación
parece indicar que su trabajo es más tendente a expresar un parte
interior inherente al tema que al despertar un clamor. ¿Es realmente
así? Si es así, que motiva esta elección?

Por último sólo nos queda dar las gracias por esta entrevista y por su
contribución única, personal, sentida, sensible y clara, para hacer
del patinaje un lugar hermoso, un lugar de arte.

Cierta tu apreciación. No es una decisión totalmente consciente pero así ha ocurrido casi siempre en las piezas creadas tanto con Sant Celoni como con El Masnou. Me gusta, nos gusta esa exégesis de las obras de arte en general, sean de la disciplina artística que sean, el hecho de que cada uno de nosotros como espectadores pueda interpretarlas a su manera nos fascina y por esto creo que habitualmente  elaboramos nuestras coreografías desde la abstracción de los temas e ideas y no tanto mediante la composición más narrativa o literal-ilustrativa de éstos.   No obstante no nos cerramos en banda a nada, de hecho recuerdo alguna de nuestras coreografías bastante próximas a éstos últimos tipos de composición.

Gracias a Vosotros por vuestro interés en nuestro concepto del grupo show, pero sobretodo por dar continuidad con vuestras publicaciones a lo que ocurre dentro de los pabellones. Un abrazo.

  • Show Comments

Rispondi

You May Also Like